¿EN QUÉ PODEMOS AYUDARTE?

Buscar

This field can’t be left empty or at least 3 characters

Search Result

Question Found with keywords: ""

Cómo cuidar las gafas de natación

Las gafas son tus compañeras más fieles, así que necesitas mantenerlas en buenas condiciones. ¿Sabes cuál es la mejor manera? 

Cuando termines de entrenar, es muy importante sacar las cosas de la mochila antes de que te pueda el cansancio. Tómate un momento para limpiar y guardar los accesorios de natación con tranquilidad. Tendrán una vida mucho más larga.

Vamos a dedicar este artículo a contarte cómo mantener las gafas de natación en buen estado.    

Gafas de natación

Hay dos pasos importantes a seguir para el mantenimiento.    

  • Primero, aclara las gafas en agua corriente una vez que hayas terminado;
  • Segundo, ponlas a secar hasta que no quede ni rastro de humedad (sin tocar el interior con los dedos).

Al limpiarlas, trata de no tocar demasiado las lentes para proteger la superficie antivaho. También es preferible que no te subas las gafas a la frente cuando descansas, porque el sudor y el calor reducen el efecto antivaho. Si haces una parada, quítatelas para que estén un rato al aire.

Por otro lado, usando un estuche duro, como el Goggle Case arena, universal y reutilizable, evitarás que se rayen.

¿Qué hacer cuando las gafas se empañan?

Si las gafas de natación se empañan con demasiada frecuencia es que la superficie antivaho se está desgastando. Se trata de una capa muy fina y delicada cuya duración depende de varios factores:

  • la frecuencia de uso;
  • la cantidad de cloro en el agua;
  • la sal;
  • el sudor;
  • la calidad del agua;
  • el mantenimiento.

¿Cómo restaurar la superficie antivaho de las gafas?

  • Solución antivaho Spray&Swim arena: este aerosol antivaho vale para todas las gafas arena. Basta con rociar el interior de la lente con una pequeña cantidad de producto antes del entrenamiento. No hay que esperar a que haga efecto ni aclarar las gafas, y vale para una sesión completa.
  • Tecnología Swipe: si tienes gafas de carreras de la línea SWIPE, tienes que sumergirlas en el agua y pasar los dedos por la lente. La superficie antivaho de estos modelos es mucho más eficaz y duradera. Se reactiva automáticamente cuando la frotas. Aun así, no la limpies nunca hasta que empiece a empañarse.